La Taberna da Penela está situada entre la Coruñesa plaza de María Pita y la calle Troncoso, conocida por su ambiente gastronómico.

 

Saliendo de la Taberna da Penela, después de descubrir que bien se come en La Coruña, podemos iniciar el paseo que nos permitirá conocer la Ciudad Vieja.

 

Sus calles irregulares, iglesias y palacetes mezclados con las humildes casas de pescadores hablan de la Edad Media y el Barroco en la Ciudad Alta rebautizada como Ciudad Vieja.

 

Visita obligada son las iglesias y monumentos que se encuentran entre calles empedradas:

 

La Iglesia de Santiago (s.XII – s.XIII), la más antigua de la ciudad, con una representación del apóstol Santiago en el tímpano de la fachada oeste y, tras la iglesia, la plaza de Azcárraga que nos lleva a la calle Príncipe donde vivió la escritora Rosalía de Castro.

 

La Colegiata de Santa María (s.XIII – s.XIV), situada frente al Palacio de Cornide, residencia coruñesa de la familia Franco.

 

La plaza de las Bárbaras donde escucharemos el silencio del convento y la fachada de la iglesia de Santo Domingo. Desde allí, nos dirigimos al jardín de San Carlos por la calle San Francisco. Dentro de este jardín fortaleza nos encontraremos con la tumba de Sir John Moore y un mirador con vistas al puerto y al castillo defensivo de San Antón.

 

Las Casas Museo de María Pita y Emilia Pardo Bazán, el Museo de Arte Sacro, la Fundación Luis Seoane o el Museo Militar, situado junto a la iglesia de la Orden Tercera, son otras de las sorpresas que esconde la Ciudad Vieja de La Coruña. Buena sobremesa, buen paseo.

opc2
opc1
opc2
opc3
opc4
opc5
opc6